Rubén

 
 


Friedrich  Wöhler

 

  Wöhler nació en 1800 en Eschersheim (actual Alemania), cerca de Frankfort. Estudio medicina en las universidades de Marburgo y de Heilderberg, y química en la universidad de Estocolmo, donde fue ayudante de Jöns Jacob Berzelius (1779-1848), uno de los creadores de la química moderna y con quien

trabó una gran amistad. Fue profesor en las universidades de Berlín, Kassel y Gotinga.

 

  Wöhler  se mira como pionero en química orgánica como resultado de sintetizar la urea en la síntesis de Wöhler en 1828. Hasta 1828, fue creído que las sustancias orgánicas se podrían formar solamente bajo influencia de la fuerza vital en los cuerpos animales y vegetales. Wöhler probo por la preparación artificial de la urea de los materiales inorgánicos que esta visión era falsa. La síntesis de la urea era integral para la bioquímica porque demostró que un compuesto para ser producido solamente por los organismos biológicos se podría producir en un laboratorio, bajo condiciones controladas, de materia inanimada. Esta síntesis in vitro de la materia orgánica refutó la teoría común sobre los vitalis del vis, una “fuerza transcendente de la vida” necesitada para producir compuestos orgánicos. Demostrando que el cianuro del amonio puede convertirse en urea por un arreglo interno de sus átomos, sin ganar o perder peso, Wöhler equipó uno del primer y de los mejores ejemplos del isomerismo, demoliendo la vieja visión de que la igualdad de la composición no podría coexistir en dos cuerpos, A y B, con diferencias en sus características físicas y químicas respectivas. En el año de su síntesis de la urea, Wöhler era profesor a la edad de 28 años. Dos años mas adelante, en 1830,Wöhler colaboró con Justus Liebig, uno de los personajes clave del desarrollo de la química orgánica, y uno de los temas fue el estudio del ácido úrico. Era muy difícil obtenerlo; Wöhler sospechaba su relación con la urea y con la alantolina. Obtuvo un premio por un trabajo sobre la conversión en el cuerpo de productos químicos ingeridos por la boca y excretados por la orina. Utilizaron este proceder y en el estudio describieron catorce nuevos compuestos con su preparación y análisis, aunque tuvieron poco éxito con un radical llamado “uril”. Sin embargo, se inauguraba un nuevo espiritu con el interés en el estudio de las sustancias orgánicas. Más tarde Libeig regresó a sus estudios de agricultura y química fisiológica y Wöhler regresó a la química inorgánica. No obstante, llegó a estudiar la quinona y la hidroquinona y a establecer una relación entre ellas.

 

  Wöhler era también un co-descubridor del berilio y del silicio, así como de la síntesis del carburo de calcio, entre otros. En 1834, Wöhler y Liebig publicaron una investigación del aceite de almendras amargas. Probaron por sus experimentos que un grupo de carbón, de hidrógeno, y de átomos de oxigeno puede comportarse como un elemento, toman el lugar de un elemento, y pueden ser intercambiados para los elementos en compuestos químicos. Así la fundación fue puesta de la doctrina de radicales compuestos, una doctrina que tenía una influencia profunda en el desarrollo de la química.

 

  Desde el descubrimiento del potasio de Humphy Dhabi, había sido asumido que el alúmina, la base de la arcilla, contuvo un metal conjuntamente con el oxígeno. Davy, Oerstedt, y Berzelius procuró la extracción de este metal, pero falló. Wöhler entonces trabajó en el mismo tema, t descubrió el aluminio del metal. A él también es debido el aislamiento de los elementos itrio, berilio, y titanio, y la observación de que el silicio se puede obtener en cristales, y que contienen algunas piedras meteóricas la materia orgánica. Él analizaba un número de meteoritos, y por muchos años escribió el resumen en la literatura de meteoritos en el der Chemie de Jahresbericht; él poseyó la mejor colección privada de piedras meteóricas y de existir de los hierros. Wöhler y Sainte Claire Deville descubrieron la forma cristalina del boro, y pulimentan los compuestos del hidrógeno del silicio (los silanes) y de un óxido más bajo del mismo elemento.

 

  Los descubrimientos de Wöhler tenían gran influencia en la teoría de la química. Los diarios de cada año a partir de 1820 a 1881 contienen contribuciones de él. En Cassel Wöhler hizo, entre otros descubrimientos, uno para obtener el níquel del metal en un estado de pureza.

 

  Murió en Gotinga el 23 de septiembre de 1882, donde fue profesor de medicina, química y farmacia en su Universidad.

 

 

Friedrich Kekulé

 

Químico aleman nacido en Darmstadt, el 7 de Septiembre de 1829. Bajo la influencia de su padre empezó a estudiar arquitectura, marchando en 1847 a la universidad de Giessen, donde siguió cursos de Geometría, Descriptiva y Perspectiva. Allí conoció los trabajos de Liebig y se aficionó a la Química. Paso a París, donde entabló amistad con los químicos Wurtz y Gerhardt. Se trasladó después a Londres, donde llegó a ser ayudante de Stenhouse, época en la que concibió sus principales teorías sobre la estructura química. En Inglaterra trabó amistad con Olding y Williamson.

 

 

  Regresó a Alemania y durante algún tiempo trabajó en Heidelberg en un laboratorio particular, en 1858, con el apoyo de Stas, fue nombrado profesor en Gante, donde desarrolló sus teorías sobre el benceno y escribió su obra más famosa, Lehrbuch der organischen Chemie (Tratado de Química orgánica, 1861 – 1887), compuesta de cuatro volúmenes. Pasó después como profesor a Bonn para sustituir al profesor Gustav Bishof, donde permaneció hasta su fallecimiento a pesar de que le ofrecieron ocupar la vacante de Liebig en Munich. Contó entre sus alumnos con químicos famosos como Ladenburg, Baeyer, Koerner y Dewar y otros muchos. El emperador Guillermo II (que fue alumno suyo) le concedió un titulo nobiliario.

 

 

 

  Su primer trabajo fue la obtención del ácido triacético, el primer ácido tri-orgánico conocido, realizada en  Londres. En 1858 publicó su famosa comunicación en la que daba a conocer la tetravalencia del carbono y su expresión de 221 + 2 para los hidrocarburos saturados y comenzó a representar las fórmulas estructurales.

 

 

  A él se debe la iniciativa para la celebración del primer Congreso Internacional de Química, que tuvo lugar en Karlsruhe, y en el que se discutió la estructura de los compuestos orgánicos.

 

 

  Kekulé escribió que descubrió la forma del anillo de la molécula del benceno después de soñar con una serpiente que agarraba su propia cola, un símbolo común en muchas culturas antiguas conocidas como el Ouroboros. Este sueño vino a él después de años de estudiar la naturaleza de los enlaces carbón –carbón. Kekulé demandó haber solucionado el problema de cómo los átomos de carbón podrían enlazar a hasta cuatro átomos al mismo tiempo. Mientras que sus demandas fueron publicadas y bien aceptadas, por el propio biógrafo de Kekulé vino a la conclusión que la comprensión de Kekulé de la naturaleza tetravalente de la vinculación del carbón dependió de la investigación anterior de Archibald Scott Couper (1831 – 1892). Además el químico austriaco José Loschmidt (1821 – 1895) había postulado anterior una estructura cíclica para el benceno desde 1861, aunque él no había  demostrado realmente esta estructura.

 

 

  Se a dicho que fue un arquitecto de la Química, ya que, además de las citadas teorías, publicó numerosos trabajos sobre ácidos orgánicos, azo- y diazo-compuestos y otros de gran importancia.

 

 

  Murió en Bonn el 13 de Julio de 1896 dejando a sus estudiantes un gran legado, ya que de los primeros cinco premios Nobel en Química, sus estudiantes ganaron tres.