Las matemáticas en el cine

Una mente maravillosa

 

Dirección: Ron Howard.
País: USA.
Duración: 134 min.
Guión: Akiva Goldsman; basado en el libro de Sylvia Nasar.
Producción: Ron Howard y Brian Grazer.
Intérpretes: Russel Crowe (John Nash), Ed Harris (Parcher), Jennifer Conelly (Alice Nash), Cristopher plummer (Dr. Rosen) Música: James Horner.
Fotografía: Roger Deakins.
Montaje: Daniel P. Hanley y Mike Hill.

Oscar a la mejor película, director y actriz secundaria (Jennifer Conelly) y "nominaciones" al mejor actor (Russel Crowe),montaje, maquillaje y banda sonora.

Una mente maravillosa es un drama intensamente humano sobre un auténtico genio, está inspirado en la vida del matemático John Forbes Nash Jr. El atractivo y altamente excéntrico Nash hizo un descubrimiento asombroso al comienzo de su carrera y se hizo famoso en todo el mundo. Pero su fulgurante ascenso a la estratosfera intelectual sufrió un drástico cambio de curso cuando la brillante mente de Nash se vio atacada por la esquizofrenia. Enfrentándose a un reto que hubiera destruido a cualquier otro, Nash luchó por recuperarse con la ayuda de su devota esposa Alicia. Tras varias décadas de penalidades logró superar su tragedia y recibió el premio Nóbel en el año 1994. Hoy en día Nash es un leyenda viviente que sigue entregado a su trabajo.

Ron Howard nos ofrezce una trama en la que juega con el espectador, le oculta y le descubre el drama de este genio contratado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos para descifrar códigos secretos en plena guerra fría. Según le conviene, Howard utiliza las cartas de la realidad o de la fantasía para mantenernos en la perplejidad y en el desconcierto. La historia se hace previsible a partir de cierto momento, pero no por ello deja de ser interesante ni hay que quitarle mérito: hace fácil lo difícil, y para ello se apoya en una soberbia actuación de Russell Crowe. A través de los torpes movimientos de su cuerpo, de su mirada perdida y de su ceño fruncido nos muestra su mundo interior, sus dramas y pesadillas, con momentos de gran dramatismo y emotividad.

La teoría de juegos en una escena:

John Nash está junto a unos amigos de Princeton en una cafetería cuando entran en ella un grupo de muchachas. John y sus amigos reparan inmediatamente en ellas y comienzan a hacer comentarios acerca del ligoteo. Todos quieren ligar con la misma chica, guapa y rubia para más señas, y hacen referencia a las teorías económicas de Adam Smith en favor de la competencia como el mejor método para conseguir lsus objetivos: no dormir solos. Más o menos, vienen a decir que la competencia de todos ellos por la chica les favorece (La competencia de dos empresas entre sí es el mejor escenario que pueden crear las dos empresas para conseguir sus objetivos). Nash sentencia de forma rotunda: "Adam Smith se equivoca" y razona más o menos de la siguiente forma. Lo mejor que pueden hacer cada uno de ellos, si su objetivo es ligar, no es competir por una chica dejando las demás al margen, la mejor situación posible no viene generada por la competencia, sino por la colaboración entre ellos, las empresas. Si todos se dirigen a por la misma chica es más que probable que ésta rechace a todos, o al menos a todos menos a uno, y después el resto de las chicas, desairadas, no querrán ser plato de segunda mesa. Sin embargo, si entre todos colaboran y se "reparten" las chicas antes de entablar conversación con ellas, incluso dejando a la guapa al margen (así no hay malos rollos entre los chicos de si esta la quería yo o ahora se va a enterar...) sucederán dos cosas: primero, al divesificar los objetivos y que estos sean no coinncidentes aumentamos las esperanzas de que algunos chicos liguen esa noche, mientras que antes, de ligar, sólo ligaría uno; segundo, probablemente las chicas se sentirán alagadas por cuanto lo habitual es que sea siempre su amiga la que ligue, lo que favorecerá el ligue, aumentando las probabilidades de todos de conseguir su objetivo.

Jonh Nash acabó con las teorías económicas de Adam Smith en favor de la competencia. Por su labor en este campo se le concedió el premio Nobel de economía en el año 1994. El mejor escenario posible para un grupo de competidores es la colaboración del mismo, las actividades individuales de los miembros del grupo deben dirigirse a la obtención de los máximos beneficios para el conjunto de ellos, no para cada uno de forma individual. A esta situación de equilibrio, máximo beneficio para el conjunto, se la denomina punto de equilibrio de Nash. La escena es muy divertida, mucho más si se cae en la cuenta de que está directamente relacionada con los estudios y las teorías reales de Nash.

Un ejemplo divertido, aunque no tanto, pero sí mucho más gráfico, es el clásico "dilema del prisionero".

La misteriosa vida del nóbel Nash (El País, 17 de febrero de 2002)

 

Si has visto la película y te apetece comentar algo sobre ella, estamos en

matematreces@hotmail.com

colgaremos tus comentarios.