El rincón de la Ciencia    I.S.S.N.: 1579-1149   nº 39, enero 2007
El sonido no se transmite en el vacío (PR-60)
Mª José Pozo y M. A. Gómez

El sonido se produce por la vibración de un medio material y para propagarse necesita también de un medio que pueda vibrar, por ejemplo, el aire. Por ello, en el vacío es imposible que el sonido se transmita. Por ejemplo, si metemos un reloj en un recipiente en el que se hace el vacío no podremos escuchar la alarma.

En este experimento, aunque no vamos a ser capaces de obtener un vacío perfecto, vamos a ver cómo al ir quitando aire de un recipiente cada vez oimos menos el sonido.

¿Qué necesitamos?

¿Cómo lo hacemos?

Vamos a programar el reloj para que suene la alarma en 1 minuto. A continuación lo introducimos en el recipiente, colgando de la tapa, sujeto con papel cello, pero sin hacer el vacío. Es importante que el reloj cuelgue (si es de un hilo, mejor) porque si apoya en la base el sonido se transmitiría por la vibración del recipiente.

Esperamos a que suene la alarma y nos fijamos en el volumen de sonido.

Repetimos ahora el experimento, pero esta vez si que hacemos el vacío con la bomba de mano (todo lo que podamos). 

Esperamos a que suene la alarma y nos fijamos, de nuevo, en el volumen de sonido. Esta vez notaremos que se oye muy bajo. La intensidad del sonido dependerá del vacío que hayamos podido conseguir.

Es necesario darse cuenta que el aparato que estamos utilizando no es capaz de extraer todo el aire del recipiente y por eso todavía escuchamos un poco el reloj. Sin embargo, si dispusieramos de una buena bomba de vacío dejaríamos de oirlo totalmente.

Otros EXPERIMENTOS