Plásticos solubles (PR-16)
M.A. Gómez

El rincón de la Ciencia   nº 14, Diciembre 2001

Adaptado del proyecto Salters

Una de las propiedades que se le atribuyen tradicionalmente a los plástico es la de "rechazar" el agua, es decir, la de ser impermeables e insolubles. Pero, sorprendentemente, no siempre es así. Existen plásticos capaces de disolverse en agua. Es el caso del polietenol o polialcohol vinílico, conocido también por las siglas PVA. Este material tiene la propiedad de, en determinadas condiciones, disolverse en agua, lo que le hace útil en algunas aplicaciones.

El PVA, por ejemplo, se utiliza para fabricar las bolsas que se utilizan para recoger la ropa sucia en los hospitales y llevarla a la lavandería. Las bolsas se disuelven durante el lavado, lo que implica que los trabajadores no necesiten tocar la ropa sucia, de forma que aumenta la seguridad en el trabajo y disminuye los riesgos de infección.

Material que vas a necesitar:

ATENCIÓN: lo más difícil es encontrar la bolsa de polietenol; si conoces a alguien que trabaje en un hospital puedes pedirle una.

¿Qué vamos a hacer?

Vamos a investigar en qué condiciones es más fácil disolver el material. Para ello vamos a preparar vasos con agua en diferentes condiciones.

¿En qué condiciones se disuelve el material?

Sigamos experimentando

Ahora te proponemos que investigues el efecto del detergente. Para ello, puedes repetir los experimentos anteriores pero añadiendo un poco de detergente al agua. ¿Qué observas? ¿Probamos con otros detergentes?

Algunas preguntas

¿Cuál es el efecto de la temperatura?
¿Cuál es el efecto del detergente?
¿Cuáles son las mejores condiciones de lavado?
¿Qué pasaría si las bolsas se disolvieran en agua fría, qué problemas plantearía?
¿Se podrían utilizar en otros campos, por ejemplo en hostelería?

Otros plásticos solubles

Puedes realizar este mismo experimento con otro plástico que te resultará, probablemente, más fácil de encontrar; es el caso del envoltorio de algunos desinfectantes para WC que se cuelgan en el interior de la taza, sin quitar el plástico que lo envuelve, en una cesta, de forma que cuando cae el agua disuelve el envoltorio. Uno ejemplo es el que, en España, se comercializa con el nombre de "Pato bloc".

PRECAUCIÓN: Una vez quitado el envoltorio debes tener mucho cuidado con la sustancia desinfectante, se trata de una sustancia muy irritante para la piel y los ojos.

Puedes encontrar más información sobre plásticos solubles en nuestro artículo:
Plásticos solubles en agua

 

Otros experimentos