El rincón de la Ciencia

I.S.S.N.: 1579-1149

nº 36 (Junio-2006)

Funcionamiento de un submarino (Al-19)

Iris Coloma Corral (alumna de 1º de ESO en el IES Victoria Kent de Torrejón de Ardoz, Madrid)


¿Cómo puede un submarino sumergirse y flotar? 

EXPERIMENTO

Primero vamos a fabricar un submarino. Para ello tomamos una botella de plástico y le hacemos unos agujeros en un solo lateral. En el mismo lado se pegan unos tornillos (con cinta adhesiva), para que mantengan los agujeros hacia abajo al poner la botella en el agua.

En el tapón de la botella hacemos un orificio por el que pasamos un tubo de plástico flexible, que quede bien ajustado.

Llenamos un recipiente de agua y colocamos el submarino. Como los agujeros   quedan abajo, por ellos empezará a entrar agua. A medida que entra el agua en la botella, ésta se sumerge hasta llegar al fondo.

Ahora soplamos por el tubo con fuerza. El aire llena la botella expulsando el agua a través de los agujeros. La botella comienza a subir hasta quedar flotando en la superficie.

 

EXPLICACIÓN

El submarino se sumerge porque tiene unos depósitos como la botella del experimento, es decir, se llenan de agua aumentando así la densidad del submarino y por lo tanto tiende a sumergirse. Cuando estos depósitos se llenan de aire (como cuando soplamos a través del tubo) disminuye la densidad del submarino y éste tiende a flotar.

También se puede explicar por la misma razón por qué los peces flotan:

Estos animales tienen en su interior unos “depósitos” llamados vejigas natatorias, que están llenos de gases. Por esa razón, su densidad es menor que la del agua y pueden flotar, al igual que el submarino y nuestra botella. Mediante un complejo sistema, el pez puede comprimir o expandir los gases de sus vejigas natatorias, variando de esa manera su densidad y conseguir así subir o bajar dentro del agua.