ULISES

Ulises - el astuto Ulises - es el nombre latino de Odysseus, que es el protagonista de la "Odisea" y uno de los principales héroes de la "Ilíada", ambas atribuidas a Homero. Hijo de Laertes y Anticlea, Ulises fue rey de Ítaca, una isla del Mar Jónico junto a la costa oeste de Grecia. De su matrimonio con Penélope tiene un hijo, Telémaco.

Cuando Paris, hijo del rey de Troya, raptó a Helena, la esposa de Menelao rey de Esparta, Ulises ha de ir en ayuda de éste junto con los reyes de otras ciudades griegas. Cada uno aportará sus tropas para ir contra Troya, vengar el ultraje y recuperar a Helena. Se encargará de dirigir el ejército griego Agamenón, rey de Micenas y hermano de Menelao. Pero Troya no podrá ser conquistada si no acude Aquiles y como a éste le habían predicho que moriría ante Troya, sus padres lo habían escondido, vestido de mujer, en el gineceo del rey Licomedes. Ulises, disfrazado de mercader, descubrirá a Aquiles y éste se unirá a la expedición.

En la guerra de Troya Ulises destaca por su bravura en la lucha, su prudencia en el consejo y su astucia en las situaciones más críticas. Se le atribuyen numerosas intervenciones, como cuando, acompañado de Diomedes, entró en Troya y robó el Paladio. Se cuenta que tras la muerte de Aquiles, Ulises logró que le asignaran las armas de éste, con lo que provocó la locura y la muerte de Ayax (Telamón). Pero su hazaña más conocida es la estratagema del caballo de Troya, mediante la cual los griegos se apoderaron de la ciudad, lo que no habían conseguido antes con diez años de asedio.

El regreso a casa de los héroes griegos después de la destrucción de Troya fue muy variado y lleno de incidencias. El más largo y accidentado fue el de Ulises: duró diez años. Las peripecias del regreso de Ulises a Ítaca nos las canta Homero en la Odisea. En breve resumen son las siguientes:

Aunque partió de Troya junto con Agamenón, una tempestad los separó. Tocó en Tracia, en el país de los cicones. Luego alcanzaría el norte de África, en el país de los lotófagos, de donde algunos de sus compañeros se negaban a volver a las naves, después de haber probado la flor de loto. Tocó más tarde en Sicilia, en el país de los cíclopes, gigantes con un solo ojo en el centro de la frente. Allí fue "huesped" obligado de Polifemo, que devoró a algunos de los compañeros de Ulises. Gracias a la astucia de éste, lograron al fin escapar después de cegar al cíclope mientras dormía clavándole un tronco aguzado en su único ojo.

Cuando llegaron a su isla, Eolo, el rey de los vientos, regaló a Ulises un odre donde estaban encerrados todos los vientos, excepto el que empujaría las naves hacia Ítaca. Ya estaban a la vista de su patria, cuando los compañeros de Ulises, aprovechando que éste dormía y pensando que el odre contenía un tesoro, lo abrieron y los vientos escapados los impulsaron hacia atrás. Llegaron al país de los lestrigones, en la costa occidental de Italia, donde Ulises perdió a la mayoría de sus compañeros y no le quedó más que una nave.

Llegan a la isla de Eea, morada de la maga Circe, que convirtió en cerdos a gran parte de los compañeros de Ulises (aunque luego hubo de desencantarlos) y logró que el héroe se quedara con ella más de un año. Antes de permitirles marchar hubieron de visitar la mansión de Hades, el reino de los muertos, donde el alma de Tiresias, el adivino ciego, predice el futuro a Ulises. Este podrá contemplar allí los espíritus de otros muchos muertos, como su propia madre, Agamenón, Aquiles, Ayax, Tántalo,... y hasta hablar con algunos de ellos. Circe despide a Ulises y sus compañeros después de dar al héroe una serie de advertencias y consejos sobre los peligros que aún le quedan por arrostrar.

Pasan frente a la isla de las Sirenas, que atraían a los navegantes con sus cantos y luego los devoraban. Ulises tapa con cera los oídos de sus compañeros y hace que a él le amarren al mástil. Así puede deleitarse con la canción de las Sirenas sin correr peligro. Pasan luego por el estrecho de Mesina, entre Escila y Caribdis, dos monstruos femeninos que hacían perecer a los navegantes que se arriesgaban a circular entre ellas. Llegan luego a la isla de Trinacria donde, a pesar de las advertencias de Ulises, en su ausencia sus compañeros, acosados por el hambre, sacrificaron varias vacas del Sol. En castigo de ello, cuando embarcaron de nuevo, Zeus los hizo zozobrar y murieron todos excepto Ulises que agarrado a unos maderos fue arrastrado por el mar hasta el norte de África, a la Isla de Ogigia, donde lo acogió la ninfa Calipso y lo retuvo durante varios años.

Hermes transmite a Calipso la orden de Zeus de que deje marchar a Ulises. Parte éste en una balsa; pero el dios Poseidón la destroza y Ulises alcanzó a llegar como náufrago a la isla de los feacios, al norte del mar Jónico. Alcínoo, rey de los feacios, acogió al héroe, lo agasajó, escuchó de sus labios la narración de sus aventuras, lo colmó de regalos y le proporcionó un barco y marinos para llegar a su tierra. Arribará al fin Ulises a su patria, tras veinte años de ausencia.

- - - - -

Mientras tanto en Ítaca su mujer, Penélope, llevaba mucho tiempo siendo acosada por un gran número de pretendientes que, bajo la suposición de que Ulises debía de haber muerto, quieren obligarla a que se decida por uno de ellos y se case de nuevo: la ciudad no debe estar tanto tiempo sin rey. Penélope no se resigna a dar por muerto a su marido y les va dando largas y excusas. La más conocida de ellas fue que esperaran a que acabara una tela que estaba tejiendo, la mortaja para Laertes; pero lo que había tejido durante el día, lo destejía por la noche. Los pretendientes había acordado no marcharse hasta que ella no se decidiese. Mientras tanto pasaban el día banqueteando a costa de los ganados y los bienes de Ulises. El hijo de éste, Telémaco, harto de la situación y aconsejado por la diosa Atenea va a emprender un viaje a Pilo y Esparta a ver si le dan noticias de su padre o puede confirmar que hubiera muerto.

- - - - -

Al llegar Ulises a Ítaca lo hace de incógnito. Se presenta primero en su finca al mayoral de sus porquerizos, Eumeo, y después se hace reconocer por éste y por su hijo Telémaco, recién regresado de su viaje a Esparta, y preparan la forma de deshacerse de los pretendientes. Ulises disfrazado de mendigo, se presentará ante éstos y es objeto de sus burlas. Al final del banquete se establece una competición por armar y disparar el arco de Ulises. Ninguno de los pretendientes lo logra. Prueba el mendigo y lo consigue. A partir de ese momento, ayudado por Telémaco y por la propia Atenea, Ulises acabará con la vida de los pretendientes. Por fin se dará a conocer y se encontrará son su mujer, Penélope. Visitará luego a su padre Laertes y evitará la venganza de los familiares de los pretendientes. Hasta aquí la "Odisea".

De los últimos tiempos de Ulises hay varias versiones. Parece que aún vivió bastantes años y pudiera ser que muriese fuera de Ítaca.

-o-o-o-o-o-o-o-

REDITUS