ORACIONES DE RELATIVO (1ª Aproximación)

REDITUS

        Son proposiciones subordinadas adjetivas introducidas ordinariamente por un pronombre relativo.

        El relativo va refiriéndose a una palabra (nombre o pronombre de su proposición principal), a la que llamamos antecedente.

        El relativo concierta con su antecedente en género y número y se pone en el caso que le corresponda, según la función que desempeñe en su propia proposición.

 

PARTICULARIDADES:

- A veces el relativo no lleva antecedente expreso. se puede sobrentender entonces un demostrativo o anafórico (is ). Al castellano se suele traducir anteponiendo al relativo el artículo correspondiente.

- El español "cuyo, cuya, cuyos, cuyas " no coincide con el latín. En castellano "cuyo" es un adjetivo que concierta con una palabra de su propia proposición. En latín, en cambio, sigue siendo pronombre (va en genitivo) y concierta en género y número con el antecedente.


 

ORACIONES DE RELATIVO

 

        Las de relativo son proposiciones subordinadas adjetivas, que de ordinario van introducidas por un pronombre relativo. [A veces también puede introducirlas un relativo indefinido (quicumque, qualis, quantus, quot,...) o un adverbio relativo (ubi, quo, inde,...)].

        Llamamos "antecedente" a la palabra (nombre, pronombre o similar) de la proposición principal a la que se refiere el relativo.

        El relativo concierta con su antecedente en género y número y se pone en el caso que le corresponda, según la función que desempeñe en su propia proposición.

 

OBSERVACIONES:

-El español "cuyo, cuya, cuyos, cuyas " no coincide con el latín; es un adjetivo que concierta con una palabra de su propia proposición. El latín, en cambio, es un pronombre (va en genitivo ) y concierta en género y número con su antecedente.

-Puede el relativo no llevar antecedente expreso. En tal situación cabe sobrentender un demostrativo o anafórico (is ). Al castellano se suele traducir anteponiendo al relativo el artículo correspondiente.

-En ocasiones el relativo a principio de frase no tiene valor subordinante, sino meramente coordinativo o anafórico . En tal caso se traduce por pronombre demostrativo o por conjunción coordinante (tipos: et, sed, nam,...) y un demostrativo. Y la proposición puede no ser subordinada.

-La palabra a la que se refiere el relativo se encuentra a veces dentro de la propia proposición de relativo. Éste sería entonces un adjetivo , que concierta con ella en género, número y caso. (A veces se la llama "consiguiente "). Su traducción al castellano resulta violenta: es frecuente verse obligado a sacarla de la proposición de relativo y traducirla como si fuera un antecedente.

-El modo normal de la proposición de relativo es el indicativo ; pero si, además de adjetiva, tiene valor "circunstancial" (final, causal, consecutiva, concesiva o condicional), llevará el verbo en subjuntivo .

-Concordancias especiales: atracción del relativo por su antecedente, o viceversa; concordancia "ad sensum"; neutro con antecedente abstracto o proposición; concordancia del relativo con su propio atributo o predicativo, etc....


 

ORACIONES DE RELATIVO (Ampliación)

 

-Oración adjetiva: Se suele decir que la de relativo es una oración subordinada adjetiva. No obstante conviene hacer unas precisiones, pues no todas las variantes admiten la misma valoración. Tenemos:(1)

a) con antecedente nominal: es la oración adjetiva propiamente dicha. Resulta en tal caso la expansión semántica de un elemento de la oración principal, al cual se subordina como un adjetivo.

b) con antecedente demostrativo: en este caso más que adjetiva es como una aposición al pronombre deíctico o anafórico. Éste sólo anuncia, de forma imprecisa y sin contenido claro, lo que va a explicitar la oración de relativo. Ésta tiene prácticamente valor sustantivo: no se subordina al pronombre (que resulta casi convertido en un determinante); al menos es una aposición explicativa.

c) sin antecedente: vendría a ser una oración substantiva, integrada (como éstas) en la oración principal. Esto lo confirmaría la propia entonación de la frase.

-Pronombre relativo: Aunque normalmente el relativo es pronombre, hay ocasiones en que no pase de tener valor adjetivo: cuando la palabra a la que se refiere va en su propia oración. Esta situación, que a veces se presenta en latín, no tiene equivalencia fácil en castellano; al traducir nos vemos obligados generalmente a sacar esa palabra de la oración de relativo y anteponerla como si fuera un antecedente.

Una variante de esta situación se da cuando aparece lo que algunos llaman "consiguiente".

El valor adjetivo del relativo aparece claro en el castellano "cuyo, -a, -os, -as", que no concierta con su antecedente, sino con la palabra a que acompaña.

-Oración de relativo circunstancial : Si la oración de relativo no es solamente una expansión de un solo elemento (el antecedente) de la oración principal, sino que sirve de complemento también al verbo y a toda la oración, entonces será además subordinada circunstancial . Esta hipersubordinación tendría como marca el "subjuntivo ", frente a la oración adjetiva normal, que suele ir en "indicativo".(2)

-Relativo-anafórico: En ocasiones el relativo a comienzo de frase no tiene valor subordinante, sino meramente coordinante o anafórico (y su oración puede ser la principal). Se traduce normalmente al castellano por un pronombre demostrativo o por una conjunción coordinante (tipo: et, sed, nam,...) y un demostrativo.

-Concurrencia del relativo: A veces, además del relativo que se refiere a algo anterior, aparece en la misma oración otro relativo, interrogativo o conjunción que la subordinan a otra oración posterior. Esta doble dependencia, que se da en latín, no puede salvarse igualmente en la traducción castellana. (Se suele acudir a: la sustitución del relativo por un demostrativo precedido de conjunción; sustituir una de las subordinadas por un sustantivo equivalente o hacer de las dos subordinaciones dos oraciones, subordinando una a la otra).

Esta concurrencia del relativo también puede darse con un infinitivo o participio.

-Concordancias especiales: Se pueden dar situaciones de atracción del relativo por el antecedente o viceversa, concordancia del relativo con su propio atributo o predicativo, concordancia "ad sensum", además de las situaciones más ordinarias de concordancia múltiple, neutro con abstractos o con oraciones, etc.


(1) Lisardo Rubio, "Sintaxis Estr. del Latín", II, p. 87ss.

(2) No siempre que aparece el subjuntivo es señal de subordinación circunstancial; puede presentarse también el subjuntivo porque la subordinación de relativo tenga sentido restrictivo, se vea afectada por atracción modal o forme parte de estilo indirecto.

-o-o-o-o-o-o-o-o-

REDITUS