COMO ERA EL TITANIC

 

 

    El lujo y la excelencia del Titanic estaban presentes en todos los detalles de este gran transatlántico. Su mejestuosidad y opulencia se reflejan en la sección de Primera Clase, que era catalogada con el mayor lujo que existía incluso en tierra. En este gran barco se podía elegir entre primera, segunda y tercera clase para realizar su viaje. Pero claro existía una diferencia de precio que no todos los pasajeros estaban capacitados para pagar.

 

 

    El salón principal estaba decorado al estilo francés de Luis XV. Pero lo más impresionante de primera clase era la gran escalinata, centro de toda actividad. La escalera era de roble pulido, adornada con una baranda también de roble, que en su extremo inferior terminaba con una estatua de un ángel que portaba una lámpara. En el centro de la escalera destacaba un panel tallado en madera de roble pulido que representaba el Honor y la Gloria, y enmarcaba un hermoso reloj.

 

 

    El Titanic era el primer tansatlántico que contaba con un gimnasio, cancha de squash, piscina, baños turcos y eléctricos, dos barberías, cuartos oscuros para los fotógrafos, perreras para los perros de primera clase, cuatro ascensores (tres en primera clase y uno en segunda).

    El Titanic tenía 28 salas y suites para los pasajeros. Las salas especiales estaban localizadas en el medio de las cubiertas B y C, diseñadas de distintas formas.

 

  

   

El gran barco, como no, tenía un restaurante situado en la cubierta D donde se reunían para cenar que medía 2.806 metros de ancho y 3.477 metros de largo donde podían entrar 500 personas sentadas al mismo tiempo. El Titanic también tenía un restaurante francés.

    El Titanic contaba con 9 cubiertas: la de los botes salvavidas, la cubierta A, B, C, D, E, F, G, y la de la sala de calderas.

 

 

    Una de las razones por la que no se incluyeron más botes salvavidas fue para que no se viese demasiado recargada la cubierta.

 

 

    El Titanic contaba con un gran número de pasajeros y tripulación, en total 2.228.

    Este transatlántico disponía de un telégrafo para hacer alguna llamada de emergencia por si era necesario, aunque como decían que era un barco que no corría ningún riesgo se supone que no iban a necesitar hacer llamadas de socorro.

 

 

Planos