Racismo

círculo3.jpg (55718 bytes)

 

Opinión de Juanjo

(en "La Voz del Occidente")

 

Encuesta en el Instituto a alumnos y padres

Tu opinión (firmada)

Rellena una encuesta

Rellena una encuesta 2

 

 

 

 

 

 

 

El virus del Racismo

flecha.jpg (2525 bytes)  

 

JUANJO ALONSO TRESGUERRES

 

En este artículo se repasan los últimos hechos del Ejido y se hace una revisión del problema del racismo aportando datos de algunas encuestas que se han hecho en los últimos años a nivel nacional para compararlas, por último, con una encuesta realizada en el Occidente asturiano donde se pueden encontrar índices de posturas racistas similares a las del resto de España.

 

Los hechos son recientes: en un pueblo de Almería, El Ejido, se produjeron actos violentos de una parte importante de la población contra el grueso de los inmigrantes marroquíes despuès de que un joven marroquí asesinara a una chica del pueblo. Semanas antes dos empresarios agrícolas habían sido también asesinados. La violencia se desató en dos o tres días en unos actos que nuestra democracia nunca deberá olvidar. Hubo también violencia contra el subdelegado del gobierno, contra algunos medios de comunicación. Durante más de una semana, esta zona del Levante español se convirtió en el centro de todas las noticias. Ante los actos que se desencadenaron muchos de los habitantes del pueblo afirmaban en radio, prensa y televisión que ellos no eran racistas. La mayoría manifestaban estar avergonzados. Llevaban 20 años conviviendo con ellos. Se sabe que hubo grupos de ultraderecha que organizaron la reyerta. Pero lo más chocante era que algunos agricultores pacíficos se convirtieran, de la noche a la mañana, en espontáneos linchadores.

El problema, decían, no eran los inmigrantes legales sino el número de ilegales que había crecido exponencialmente en los últimos años. Estos, en su mayor parte, se veían confinados a vivir de la delincuencia. Parece que este problema venía viéndose desde hacía mucho tiempo y que se pidieron soluciones que los políticos no supieron encontrar.

Una vez más nos topamos con ese racismo recurrente: el virus del racismo. Es un virus que afecta a todas las sociedades siendo, por tanto, una pandemia como lo pueda ser el VIH que produce el SIDA. Y como el VIH es un virus transmisible por varias vías que afecta a grupos de riesgo pero del que nadie está libre del todo. Las vías por las que se transmite son tres: la vía ideológica, la vía económica y la vía familiar. La vía ideológica se basa en la presunción de que los otros pueblos son inferiores (como individuos - en sus coeficientes intelectuales, en sus sentimientos,..- y como pueblo, en general) y por tanto deben tener menos derechos. La vía económica se da cuando los inmigrantes realizan trabajos que los españoles –en este caso- no quieren. Al realizarlos por poco dinero, se acrecienta el odio de los que los consideran una competencia desleal. Eso acrecienta el odio, hasta que la situación explota. El efecto del virus, en cualquier caso, es el miedo. Y la vía familiar es la transmisión de padres a hijos de los prejuicios, de esos miedos.

Efectivamente, el problema es el miedo al otro, al extraño. Y ese miedo produce rechazo y más odio. Aquí se entremezclan muchos miedos, unos como causas y otros como efectos. Hablando, en concreto del caso,...el miedo de los pobladores españoles del Ejido ante el inmigrante, ante la visión del "moro" que nos dejó el pasado oscuro. El miedo de la mujer ante el grupo de inmigrantes reunidos en una esquina de la calle cuando ya ha anochecido. El miedo de los inmigrantes a la mayoría enloquecida. El miedo del inmigrante ilegal a que lo descubran y lo retornen a la miseria de sus país. Miedo a que no le paguen y le exploten. El miedo previo a no alcanzar España después de haber pagado ingentes cantidades de dinero para que le lleven en una patera, un barco o un camión, en las condiciones más deplorables posibles. El miedo a morir ahogado,, axfisiado,..El miedo a otra cultura, el rechazo de su religión. El miedo del político a que el problema se le vaya de las manos y que por tanto pierda votos.

Todo ese miedo, aliñado con 2 o 3 ideas racistas provocan la agresión.

Según algunas encuestas a nivel nacional realizadas en los últimos años, un alto porcentaje de los españoles piensan que la presencia de inmigrantes supone mayor índice de paro y de delincuencia.

En concreto, más del 50 % piensa que la inmigración supone más paro para los españoles. Lo que no se quiere ver es lo que se les paga de menos con respecto a un trabajador español. Es mano de obra barata. Hace unos días escuché que dentro de 50 años, si no cambia el ritmo de natalidad seremos 30 millones de españoles. Harán falta millones de trabajadores inmigrantes para que la economía del país funcione. Entonces serán necesarios. Ya ahora ellos hacen los trabajos que muchos españoles no quieren hacer aunque estén en el paro.

Respecto a la delincuencia, es cierto que hay inmigrantes delincuentes y asesinos. Pero no por ello todos lo son. Es el típico error "parte-todo". En esos mismos días en que el marroquí asesinó a la chica –a propósito, que había pedido asistencia psiquiátrica y no se le quiso internar- un valenciano asesinó a sangre fría a una anciana, un bombero y dos policías. Y un soldado asturiano violó y sacó los ojos a una joven. Y no por ello pensamos que todos los jubilados excazadores o todos los soldados son unos asesinos.

¿Por qué entonces incurrimos en el otro caso en el error de generalizar?. La respuesta creo que vuelve a ser el miedo. El racismo es la forma más irracional en la que intentamos purgar nuestros miedos. En definitiva es el miedo a lo diferente, a lo que no entendemos. Este virus del miedo es común a otras diferencias que provocan rechazos tambien muy irracionales: la pena de muerte como castigo ejemplar que intenta refrenar los asesinatos, el rechazo a los homosexuales,...

En definitiva, hay que tratar y curar esa situación de angustia, de miedo, fundamentalmente con la educación, con políticas de integración.

Presento a continuación algunas evidencias que se repiten en cada situación de racismo que es importante que la gente conozca. Planteo también algunas posibles soluciones. Por supuesto, todo ello de forma muy general y desde mi modesta opinión. Y por último presentaré las conclusiones de una encuesta que realicé en el Occidente asturiano.

 

 

Evidencias

En principio, poca gente se declara racista. Pero el sentimiento racista está ahí latente en mucha gente. Cuando la gente se manifiesta sobre el tema dice no ser racista en absoluto pero dependiendo de la pregunta las respuestas pueden empezar a mostrar un racismo bajo la piel. En la encuesta, muchos de los que decían no ser racistas en absoluto, más abajo decían sentir prejuicios contra los gitanos, por ejemplo.

Cuanto más desconocimiento del otro, más racismo.

El racismo crece cuando falla la economía o cuando una persona de otra cultura, un inmigrante, protagoniza un acto violento (robo, asesinato,...).

Sentimos más racismo hacia los que tenemos más cerca: en la encuesta –como en España-, hacia los gitanos.

Vamos hacia una cultura multicultural y hay que preparar a la gente eliminando sus miedos y combatiendo su ignorancia.

En ciertos contextos es más fácil transmitir el miedo que combatirlo. De ahí que las soluciones pasan por muchos campos: la política, la educación, la familia,...

 

Algunas Soluciones

Ley justa de inmigración.

Políticas de integración social y cultural para los inmigrantes.

Condiciones dignas de vida (vivienda, educación, cultura)

Promover la tolerancia a través de la educación.

Hablar el tema en casa eliminando cualquier tipo de prejuicio.

flecha.jpg (2525 bytes)

Encuesta en el Occidente Asturiano

También somos racistas

 

La encuesta se realizó a una muestra de 155 adolescentes (en torno a los 16 años) y 136 adultos en 3 municipios del Occidente. Los porcentajes se comparan, en algunos casos, con los de otras encuestas realizadas a nivel nacional en el último decenio. En concreto:

Encuesta del CIRES (Centro de Investigación de la realidad social) de 1994.

Encuestas del catedrático Tomás Calvo Buezas a adolescentes (años 1986-1993-1997).

Encuesta del Círculo de Lectores "El Pulso de la Nación" de 1995.

Encuesta en el Occidente

   
  Jóvenes Adultos    
 

Mujer

Varon

Mujer

Varon

   

1. ¿Te consideras racista?

T. Calvo

 

- Mucho

0

7

0

2

10

 

- Regular

0

9

4

7

   

- Un poco

33

48

33

35

   

- Nada

67

36

63

56

   

2.- ¿Crees que la presencia de extranjeros afecta al trabajo?

T. Calvo

CIRES

- Sí

32

60

50

53

51

57

3.- ¿Crees que la presencia de extranjeros influye en la delincuencia?

T. Calvo

CIRES

- Sí

36

63

39

53

42

52

4.- ¿Crees que en tu pueblo hay un sentimiento de racismo hacia alguno de estos pueblos?

T. Calvo

 

- Gitanos

73

82

71

63

82

 

- Marroquíes

23

26

19

16

72

 

- Negros

35

29

39

21

64

 

5.- ¿Sientes tu rechazo hacia alguno de ellos?.

T. Calvo

 

- Gitanos

10

46

17

28

45

 

- Marroquíes

1

9

5

7

29

 

- Negros

3

10

6

14

10

 

6.- ¿Implantarías más restricciones a la entrada de inmigrantes en España?(1)

Encuesta de Círculo 1995

- Sí

62

68

63

80

61

 

 

En la pregunta 6 he sumado los porcentajes de los que están a favor y de los que se abstienen.

 

Algunas conclusiones del estudio son claras:

Al ser comparados los porcentajes conlos de las encuestas nacionales muestran una gran similitud a pesar de que no se hayan hecho en los mismos años.

Los jóvenes se muestran más racistas que los adultos.

Los varones se muestran más racistas que las mujeres, si bien las mujeres perciben un mayor grado de rechazo hacia personas de otras culturas (ver los datos arriba en la tabla).(volver a "machismo")

El pueblo más rechazado es el pueblo gitano, por aquello de que es el que más cerca tenemos. En la encuesta también se preguntaba en qué grado rechazaban a asiáticos y latinoamericanos. El porcentaje era ínfimo y por ello no lo he reflejado.

 

 

Volver al "Círculo de los Debates  | Arriba