Estudiar mejor: Claves del éxito

La sabiduría popular dice que el éxito en la vida depende de dos ingredientes: inteligencia y afán de triunfar, pero que el primero fracasa sin el segundo: lo importante es la voluntad.

 

Los expertos en educación han trasladado esa misma escala de valores tradicional al estudio, y aseguran que para aprender es mucho más importante la voluntad que nuestra capacidad mental. Cualquier ser humano que sepa leer es capaz de aprender. Es cierto que algunas personas parecen haber nacido dotadas para el estudio, ya que asimilan y retienen los datos más rápidamente que otras, pero en general aprender es, simplemente, una cuestión de disciplina y de tesón Incluso los superdotados físicos no conseguirían  ni un triunfo deportivo sin muchas horas de entrenamiento y esfuerzo. Aprender es sencillo, sólo hay que proponérselo. Y para empezar, nada mejor que establecer cuáles son tus prioridades.

¿Qué es lo que necesitas?

1.  ESTAR EN BUENAS CONDICIONES FÍSICAS

"Mens sana in corpore sano". Cerebro y cuerpo forman el  mismo conjunto, y  cuando estamos enfermos o débiles perdemos capacidad para pensar. Las dietas que nos desequilibran o los excesivos trasnoches que nos agotan impiden estudiar. Hay que seguir una alimentación suficiente y racional, y practicar un ejercicio físico moderado, como mínimo pasear. Es imprescindible dormir una media de 8 horas, porque durante el sueño el cerebro procesa la información y se fortalece.

2.  TENER LAS IDEAS CLARAS

El primer paso al  disponerte a estudiar es motivarte, poner toda  tu energía en el empeño de aprender. Conviene que te fijes unos objetivos, dividir el empeño general de aprender en etapas más pequeñas. Ten un buen nivel de autoestima: incluso cuando alguna asignatura se te atraviese, debes confiar en ti. Robustece tu sentido de superación: cuando te gane el desánimo lo mejor es pensar  en las ventajas y el progreso social que conseguiremos con nuestro esfuerzo. Cada día, al ponerte a estudiar, repasa lo aprendido el día anterior, comprobarás lo que realmente has avanzado. Concéntrate poniendo los cinco sentidos en el estudio. Domina las emociones: tensión, angustia y ansiedad van unidas al estudio, pero te restan energía y concentración. Supéralas destensando tu cuerpo.

3. DISPONER DE UN LUGAR ADECUADO

        Es importante estudiar siempre en el mismo sitio porque la familiaridad con el entorno ayuda. Crea tu propio espacio cerca de una ventana, instala una mesa grande para distribuir apuntes, libros... Es importante el orden en tu mesa para que no pierdas el tiempo. El frío nos impide concentrarnos y el calor nos agota, lo ideal es conseguir unos 18 ó 20º grados.  

Como estar más cómodo.

·   Si tu mesa es menos de lo que necesitas completa tu espacio con una pequeña  mesa auxiliar o una  banqueta donde colocar cosas.
·   Si tienes que estudiar con  luz artificial usa bombillas que no den reflejos.
·  
Coloca las lámparas a tu izquierda si eres diestro y a la derecha si eres zurdo, para que no tapes el foco.
·  
Usa una silla cómoda y atriles para no tener que agachar el cuello. Una mala postura disminuye las  horas de rendimiento.

 

Lo que nunca debes hacer

1.   Dejarlo todo para el último momento e intentar preparar un examen en uno  o dos días, a base de horas restadas al sueño.

2.        Estudiar sin realizar pequeños descansos cada dos horas que te permitan relajar tu mente.

3.        Dejarte distraer por las visitas que lleguen a tu casa.

4.        Contestar al teléfono mientras estudias. Pide a tu familia que te coja los recados y, cuando termines, devuelve las llamadas.

5.         Imponte un día  a la semana para expansionarte (haz lo que más te guste: ve al cine ... ) y concentra en él tus citas. ( sábado o domingo)  

6.         No rompas tu disciplina diaria de estudio dejándote convencer por los amigos.

 

4. COMO ESTUDIAR

           Cuando se estudia, se dispone generalmente de media jornada libre para estudiar. Las prisas de ultima hora y el intentar preparar un examen en unos días te llevarán al fracaso. Organízate para estudiar todos los días y a la misma hora: con la inercia se rinde mejor . No enfoques tu aprendizaje solo para aprobar un examen, sino para enriquecerte como ser humano; aprender no es un suplicio, la cultura te hará mejor persona y amigo, e incluso, un ligue más atractivo a los ojos de los demás. 

5. DISEÑA TU PROPIO CALENDARIO

Divide  las horas de estudio entre las asignaturas ( estudio y actividades) y Cumple  con la planificación,

1)  Lee atentamente lo que tienes que aprender, anotando las dudas o lo que no entiendas para preguntarlo. Si no comprendes lo que estudias, es imposible aprenderlo.  

2)  Subraya las ideas principales.

3)  Realiza un esquema o ficha que, además de obligarte a estructurar  mentalmente la enseñanza, te facilitará repasarla.

4)  El resumen es además un buen  ejercicio de emulación de examen. ( se puede hacer oral y con el esquema delante )

5)  Memoriza las lecciones partiendo de las ideas básicas, luego las podrás desarrollar con toda la literatura que quieras.(La memorización se hace unos días antes del examen )

6)  Repasa  el tema  por lo menos una vez, antes de pasar al  siguiente.

7)  Autoexamínate en casa, solo o con ayuda de amigos o compañeros, te ayudará a adquirir rapidez en la exposición y a superar el nerviosismo que desatará el examen.

 

Por último,  ¿Cómo ganar velocidad leyendo?

Ø       Ser rápido al leer nos permite ganar tiempo para estudiar. Un lector sin práctica asimila cada minuto unas 100 palabras, mientras uno avezado logra en el mismo tiempo 900 palabras Existen varias técnicas para aumentar nuestra velocidad de lectura.

Ø       Acostúmbrate a leer todos los días, empezando por textos sencillos hasta dominarlos, y busca luego textos cada vez más complicados.

Ø       Aunque no conozcamos el significado de cada palabra, hay que concentrarse en el sentido general del texto.        

Ø El vocablo desconocido debes apuntarlo y consultarlo más tarde en un diccionario, para comprobar si has deducido su significado por el contexto.

Ø       Intenta ampliar el campo de acción del ojo moviéndolo lo menos posible mientras lees para incluir mayor número de palabras en cada desplazamiento.

Ø       En una página cualquiera (un diario, un libro cuenta lo más rápido posible cuántas veces aparece la preposición "de" el artículo "un" o cualquier palabra elegida.

Ø       No vuelvas nunca sobre lo ya leído antes de terminar  un  párrafo completo. Tampoco vocalices las palabras mientras las lees, ni sigas las frases con el dedo o con un lápiz.

 

DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN