DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN FÍSICA

 
FIN DE PÁGINA

TALLER DE PELOTA

Objetivo del taller: fabricar pelotas blandas (pilota goxua*) para que se inicien en el juego de la pelota a mano nuestros alumnos/as o cualquier chico/a que lo desee desde edades tempranas (6-7 años en adelante). Solamente tendremos que adaptar el tamaño y el peso de la pelota al chico/a que desee iniciarse.

Material necesario: alguno de los materiales que vamos a utilizar puede proceder de jerseys, bufandas, zapatos, bolsos, guantes de goma... viejos que podemos reciclar.
 
 
  -lana
  -hilo de algodón
  -pelota saltarina 
  -guante de goma
  -cuero (de cabra, preferiblemente)
  -agujas
  -hilo fuerte (de zapatero)
  -tijeras
  -puntas pequeñas
  -martillo
  -alicate pequeño
  -una tabla (vale una paleta de palas  o de frontón)

     Para hacer una pelota necesitamos dos tiras de cuero con una forma característica, cuya plantilla aparece en el dibujo. Antes de coser, el cuero se moja y se escurre repetidamente para que se ablande y sea más manejable. Además, como  el cuero mojado se da de sí, esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer la plantilla. 

     Nosotros utilizamos dos plantillas

- Una, para hacer pelotas para niños/as de 11 a 14 años, aproximadamente, de unos 55 mm. de diámetro. Esta plantilla tiene  157  mm. de largo, 50 mm. de ancho, en las dos zonas más anchas, y 23 mm. de ancho en la zona más estrecha.
- Otra, para hacer pelotas para chicos de más de 15 años y  senior, de unos 61-62 mm. de diámetro. Esta plantilla tiene 175, 55  y 23 mm., respectivamente.


Pasos para la fabricación:

- Tomamos la bola saltarina como bolo del interior de la pelota para proporcionarle a ésta un bote suficiente. 
Si la pelota saltarina es muy pequeña o si queremos utilizar una canica de madera para hacer el bolo, añadimos a ésta la goma del guante, cortado en una larga tira, consiguiendo de esta forma un bolo del tamaño, peso y bote adecuados.
- Añadimos la lana al bolo que tenemos, intentado dar a la pelota una forma esférica. Esto lo conseguimos girando la pelota continuamente a medida que colocamos la lana apretándola suficientemente. 

- Cuando la pelota tenga el tamaño deseado, se le añade una fina capa de hilo de algodón. 

- El cabo de la lana y del hilo se introducen en el interior de la pelota dando unas puntadas con una aguja gruesa (de lana).

 
- Antes de empezar a coser, fijamos el cuero, húmedo, a la pelota con unas puntas, para que no se mueva en todo el proceso de cosido, acoplando las partes anchas de cada cuero con la parte estrecha del otro cuero. 

En ocasiones, observamos que nos sobra algo de cuero, en concreto, en el sentido longitudinal, en los extremos del cuero; esto lo solucionamos cortando finamente el cuero manteniendo la forma curvada del mismo. Si esto los hacemos correctamente, apenas se tiene que notar dónde se han efectuado los cortes.

- Recomendamos iniciar el cosido con una puntada previa en la pelota para fijar el cuero a la pelota, haciendo coincidir la salida de la aguja entre los dos cueros, en el sitio que queremos empezar a coser.

- Se cose el cuero dando las puntadas de arriba-abajo, tomando cada vez unos dos milímetros de cuero y avanzando en cada puntada unos cuatro o cinco milímetros (ver dibujo).

- Igualmente, recomendamos finalizar el cosido con un nudo después de la última puntada en el cuero.


  - A continuación, introducimos la aguja en la pelota haciendo salir la aguja en medio de cuero; tiramos del hilo y cortamos al ras. 

El inicio y la finalización en la forma indicada tiene como objetivo minimizar el abultamiento de los nudos dentro del cuero, pues éstos quedan metidos en la pelota.

- Finalmente, cuando todavía el cuero está algo húmedo, se golpea con un martillo a lo largo de la costura para aplastar el cuero y evitar así los abultamientos del cosido. 

- Esto deforma algo la pelota, para darle la forma esférica definitiva, la ponemos sobre una superficie plana y se le pasa una tabla con movimientos circulares haciendo que la pelota ruede bajo la tabla con cierta presión. 

- Por último, secamos la pelota sobre un radiador, al sol o con una secadora de pelo.

La pelota ya está lista para jugar. Por cierto, es conveniente iniciar el juego golpeando  la pelota con suavidad para que las manos se vayan calentando progresivamente, sobre todo al principio que la pelota está algo más dura.
 
 
 

* Pilota goxua: En euskera se llama así a la pelota blanda y manejable, de bote medio o corto, con el que se puede jugar con las manos desnudas. En contraposición a las pelotas reglamentarias (de distintas categorías), de mayor peso y dureza y de bote más vivo. Éstas exigen el uso de protecciones, tacos, que se colocan con esparadrapo en las manos y en los dedos.


 
ARRIBA

 

VOLVER A LA PÁGINA ANTERIOR

 


allora@navegalia.com